Cirugías

Cirugía Refractiva

El objetivo de la cirugía refractiva láser es modificar la curvatura corneal y con ello el poder de la córnea para dejar al ojo lo más emétrope posible, vale decir, que sea capaz de generar una imagen lo más nítida posible, idealmente sin la necesidad de usar anteojos.

En general optan a esta cirugía pacientes jóvenes con errores refractivos como miopía, hipermetropía y astigmatismo los que deben estar estables en el tiempo para indicar la cirugía.

Previamente es fundamental llevar a cabo un estudio acucioso de la córnea con variados exámenes sofisticados, que dan una información exacta sobre el grosor corneal central y periférico, la curvatura de la cara anterior y posterior de la córnea, la regularidad del astigmatismo en caso que exista, y eventual comportamiento de la córnea a posterior. Todos estos elementos son indispensables para disminuir los riesgos y complicaciones de la cirugía, y así otorgar la mayor seguridad a nuestros pacientes.

La técnica más usada es llamada Lasik: en ésta se realiza un corte de la córnea superficial (“flap”) de algo más de 100 micrones de espesor, y luego de levantarlo se procede a tallar la córnea con un equipo de láser excimer guiado por un programa computacional. Si la córnea es más delgada o hay sospecha de alteraciones biomecánicas, se procede a realizar una técnica de superficie (PRK o Lasek), dando resultados muy similares entre ambas técnicas. Por otra parte, si los exámenes demuestran córneas muy delgadas o con alteraciones como el queratocono, la cirugía está contraindicada.

En pacientes miopes o hipermétropes altos, que no califiquen para Lasik, existe la posibilidad de realizar implantes de lente intraocular fáquico, procedimiento que consiste en colocar un lente intraocular en la cámara posterior o anterior (de anclaje iridiano), sin tocar el cristalino transparente.

En pacientes présbitas, mayores de 50 años, que tengan un vicio de refracción significativo para lejos, pueden optar a cirugía de facoemulsificación e implante de lente intraocular multifocal, siempre y cuando se cumplan otras condiciones en el examen oftalmológico que garanticen la seguridad del paciente.

(Cirugía Refractiva con EXCIMER Láser)

Tratamiento

Es una cirugía ambulatoria que se realiza con anestesia local, por lo que el paciente puede regresar a su hogar el mismo día. Se controla inmediatamente con su médico al día siguiente. Los siguientes controles son agendados de acuerdo a la evolución de cada paciente en particular. Dolor y molestias oculares leves son esperables en las primeras 48 hrs, las que posteriormente tienden a atenuarse dentro de la primera semana. Se utilizan lágrimas artificiales, antibióticos y corticoides tópicos frecuentemente los primeros días post operatorios para disminuir las molestias, el riesgo de infección, la inflamación y el dolor.
Se trata de una cirugía segura y con resultados muy efectivos. Los avances de los últimos años, permiten lograr efectos cada vez más precisos y con un bajo riesgo de complicaciones. La ventaja de esta cirugía frente a otras alternativas refractivas, es que permite una rápida recuperación visual y casi no provoca molestias oculares después del primer o segundo día posoperatorio.

Exámenes Recomendados

  • Topografía corneal
  • Aberrometría
  • Paquimetría ultrasónica
  • Pupilometría
  • ORA
  • Recuento células endoteliales (en el uso de lentes fáquicos)